El Perro que Descansa

El descanso del perro es fundamental. De hecho es vital. Poder dormir es una de las necesidades que es preciso cubrir para poder sobrevivir. ¿Sabías que podemos sobrevivir más tiempo sin comer que sin dormir?

¿Cuánto duerme el perro?

Cuánto un perro duerme al día depende de qué definimos como dormir. Esto viene de que el perro está acostado adormecido unas cinco horas diarias (promedio) y duerme unas 12. Existe un debate entre investigadores de cómo se debe denominar el tiempo que el perro está adormecido. Si llamarlo un sueño ligero o simplemente un estado transitorio.

El tiempo que el perro duerme de verdad oscila entre unas casi ocho horas y 16 horas al día. La gran parte de ello transcurre durante la noche. Aquí se puede comentar que perros de tamaño grande tiende a dormir más que perros de tamaño pequeño. El descanso adormecido, que se pasa mayoritariamente durante el día, varía muy poco entre individuos y está en más o menos cinco horas diarias.

Con esto se puede concluir que el descanso del perro, o durmiendo o adormecido, es de un total de entre unas 13 a 21 horas al día. Aquí se tiene que aclarar que lo ideal no se encuentra en los extremos y por ello que un descanso sano del perro incluye entre 11 y 13 horas durmiendo y las cinco horas diarias descansando adormecido. Con lo cual, el perro descansa acostado unas 16 a 18 horas al día. Si el perro no llega a, o sobrepasa este tiempo podemos deducir que el descanso del perro no es ideal.

Ahora, se ha encontrado claras indicaciones, en estudios durante los últimos 40 años, de que el perro tiene homeostasis o autorregulación del sueño. Esto quiere decir que si al perro le falta sueño (por ejemplo debido a un día de gran actividad física) dormirá más, mientras un exceso de sueño reduce la predisposición de dormir.

Regulación circadiana del sueño del perro

La gran parte del sueño con inactividad motora ocurre durante la noche, entre las nueve de la tarde hasta las seis de la mañana. El descanso adormecido se pasa mayoritariamente de día y especialmente por la tarde. Se caracteriza al sueño de noche de mayor calidad por eficiencia y continuidad. El descanso de día está más definido por un estado de “dormir despierto”.

Se cree que la actividad diurna del perro doméstico es un reflejo de su adaptación al humano. Se puede ver mucha más actividad nocturna y crepuscular en otros cánidos. Esto ha llegado a tal punto que no siempre se detecta variaciones circadianas en niveles de cortisol en el perro doméstico. Por ello el perro tiene una mayor flexibilidad en tiempo de actividad y se ajusta más fácilmente a cambios de rutina. Por ejemplo, estudios con perros detectores de droga mostraba que no tenían variaciones en el ciclo despierto-dormido cuando cambiaban turnos de día o noche. Les costaba mucho más adaptarse al guía humano que al perro. 

Regulación ultradiana del sueño en perros

Los perros tienen unos ciclos de sueño ultradiano de unos 20 minutos, con un promedio de sueño REM de seis minutos. Para comparación vemos que el mismo ciclo en humanos tiene una longitud de unos 90 minutos con siete minutos de sueño REM. Además, el perro se despierta y puede asumir actividad física después del sueño REM mucho más rápido que el humano. Por lo consiguiente puede entrar en un estado de alerta directamente después de un período de vigilancia reducido.

¿Cómo afecta el sueño a mi perro?

Se ha visto que perros con un descanso bueno tienen una memoria y capacidad cognitiva bastante mayor que perros que descansan mal.

Estudios con perros descansando bien comparado con perros con descanso pobre, nos enseña claramente que el perro descansado tiene un proceso de aprendizaje mucho más corto (y con más ganas de aprender). Además, tienen un índice de recuerdo más alto que perros con un mal descanso. Éstos descubrimientos pueden ser aplicados al juego entre perros de la misma manera. Con lo cual podemos deducir que el perro con un descanso bueno puede disfrutar de una vida social mucho más rica.

Por lo tanto, si sabemos que un perro con un mejor descanso es más cognitivo y tiene mejor memoria podemos llegar a la conclusión que el perro descansado tiene una vida mucho más sencilla y por ello vive mejor y puede estar más feliz.  

Vinculado a esto tenemos los diferentes problemas de conducta que un perro puede mostrar. Si tiene un buen descanso, mi perro está menos irritable (igual que tú y yo) y tiene más capacidad de soportar diferentes estresores que se presentan durante el día. Ergo – menos problemas de conducta.

¿Cómo puedo ayudar a mi perro descansar?

¡Déjale en paz!

Primero , por favor – por favor – por favor, déjale descansar. Desgraciadamente tenemos nuestro perro como algún tipo de juguete y esclavo emocional que tiene que estar a nuestra disposición en todo momento. Si un perro está descansando, déjale descansar el tiempo que necesita. Ya sé que puede ser la cosa más achuchable jamás visto, pero por favor no le molestes.

Muchos perros creen que simplemente no tienen el derecho de descansar. Es nuestra obligación darle ese derecho.

Déjale elegir su sitio

En segundo lugar creo fundamental dejarle a mi perro la oportunidad de elegir su sitio preferido de descanso. Su gusto por el sitio puede variar y también le doy el derecho de cambiar. Si por alguna razón es necesario que el perro descanse en un lugar único, obsérvale y déjale elegir su sitio y que sea cómodo. Esto es algo que resulta casi imposible cumplir si entendemos que la comodidad depende de un montón de factores que cambian continuamente.

Yo vivo en un hogar multi-perruno y los míos duermen y descansan dónde quieren (todavía ninguno ha elegido descansar sobre una mesa…) y también por la noche. Alguno duerme conmigo en mi cama, otro en un colchón justo al lado, otro en el salón, etc. No interfiero en su elección de sitio. Si a ti no te gusta tener el perro en la cama contigo por lo menos déjale estar a tu lado. Me resulta difícil entender porque obligar a un ser social y gregario dormir alejado.

Actividad

Para que el perro descanse bien, también es necesario que tenga el tiempo en activo rico. Esto no necesariamente significa que tiene que estar físicamente agotado. El ejercicio físico resulta no ser tan importante que hemos creído. Para el perro el correr por correr no tiene sentido y hasta puede llegar a confundirle y ser tremendamente frustrante, y de allí llevarle a tener problemas de gestión conductual. El ejercicio que sí tiene sentido y resulta ser muy importante es el ejercicio mental. En ello le ayudamos muchísimo simplemente bajar el ritmo en nuestro paseo y dejarle olfatear y el tiempo que necesita para procesar la información que está recogiendo.

Dieta

La alimentación juega un papel importantísimo sobre el descanso del perro, como en todo lo demás en la vida. No voy a entrar en detalle, pero está claro que la falta de nutrientes en la dieta del perro influye directamente sobre el estado de salud, física como emocional. Igual que la falta o el exceso de alimento. Si está hambriento no puede descansar bien y perros con problemas de obesidad tampoco.

¿Preocuparme – Cuándo?

Todos los perros son distintos. Son individuos con costumbres y rutinas distintas. Si estás atento y observante no hay nadie que conoce mejor a tu perro que tú. Si notas que le cuesta mucho encontrar el sueño o si le cuesta despertar, son claros signos de que algo no está como debe. Si ocurre algo en este sentido, lleva tu perro al veterinario y, por todos los santos, – NO preguntes en Facebook y NO consultes a Dr. Google. Si me llamas a mí te diré que lo llevas al veterinario.

Si una revisión veterinaria no encuentra nada te recomiendo buscar a un profesional de conducta canina que te puede asesorar sobre el estado emocional de tu perro.



*Aclaración:
En éste artículo trato el perro con el género masculino por facilidad como la única razón (soy vago – vamos).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *